barra

La teor铆a de la negociaci贸n y otra mirada al fallo del Tribunal Constitucional

 

La negociaci贸n es una comunicaci贸n bilateral entre dos o m谩s personas con el fin de llegar a un acuerdo que satisfaga los intereses de ambas, intentando mejorar o al menos no perjudicar las relaciones. Es de la esencia de un proceso negociador que las partes libremente puedan dirigirlo y desarrollarlo, sin trabas ni imposiciones y que en una sociedad libre las personas, agrupadas o no, puedan solucionar sus conflictos de manera aut贸noma.

Pues bien, estos principios b谩sicos de la teor铆a de la negociaci贸n est谩n recogidos en diversas disposiciones de nuestra Constituci贸n. En s铆ntesis, establecen que las personas son libres y que tienen el derecho de agruparse de distintas maneras para cumplir sus finalidades materiales, que en negociaci贸n colectiva se plasman en el derecho de afiliarse a un sindicato siempre voluntariamente, lo que el fallo del TC ratifica. En uno de sus apartados establece que 鈥渓a titularidad del derecho para negociar colectivamente es de todos y cada uno de los trabajadores鈥 y que con la ley que se intentaba instalar 鈥渓e est谩 vedado a los trabajadores (titulares del derecho) canalizar, por la confluencia de expresiones de voluntad individuales, su inter茅s de negociar colectivamente a trav茅s de grupos negociadores鈥. La sentencia corrobora que la negociaci贸n colectiva responde a intereses individuales que voluntariamente pueden sumarse en un grupo negociador, sin la obligaci贸n de atarse a una estructura que no necesariamente representa sus intereses, en este caso, el sindicato, el que antes de la dictaci贸n del fallo hubiera tenido el monopolio de su representaci贸n. Los trabajadores ahora podr谩n optar por canalizar sus intereses de la forma que estimen pertinente.

Es efectivo que en oportunidades puede existir un desbalance de poder importante entre sindicato y empresa, pero tambi茅n es cierto que las personas, libremente, deben tomar las opciones que mejor representen sus derechos laborales, ya sea a trav茅s del sindicato, un grupo negociador o individualmente.

Al parecer el Gobierno no solo tratar谩 de imponer sus convicciones en esta materia a trav茅s del veto y el futuro proyecto de ley, sino que pasar谩 la cuenta a trav茅s de la supresi贸n de los pactos de adaptabilidad, lo que es lamentable. En estos convenios las partes podr铆an negociar las condiciones en que las personas desarrollan su actividad laboral, lo que era especialmente bienvenido por j贸venes y mujeres que requieren esa flexibilidad para insertarse a plenitud en el mundo laboral.

Desgraciadamente no podemos esperar m谩s de esta Administraci贸n. El apego a una ideolog铆a a帽osa que entiende que muchos derechos individuales deben transformarse en sociales, pugna con una sociedad moderna en que las partes concurrentes, libre y espont谩neamente, negocian las condiciones a trav茅s de las cuales obtienen la satisfacci贸n de sus intereses. Desde luego la regulaci贸n de algunos sectores de la econom铆a debe velar por los derechos de aquellos en situaci贸n de desventaja, pero jam谩s prohibiendo a las personas poder optar con entera libertad. Un paso adelante con el fallo del TC y dos para atr谩s con la vendetta del Gobierno.

 

Por: Cristi谩n Saieh, socio de Puga Ortiz Abogados y Director Programa Negociaci贸n UC.

Columna publicada en Diario Financiero

Cristi谩n Saieh, socio de Puga Ortiz Abogados